Síguenos

Reseña: “It: Chapter Two”

Reseñas

Reseña: “It: Chapter Two”

Esta es una reseña libre de spoilers. Si aún no has visto It: Chapter Two, puedes leerla sin temores.

Siento la necesidad de empezar esta reseña pidiendo disculpas. No sólo por mi prolongada ausencia, sino también —y especialmente— por haber tardado tanto en traer esta reseña. Pero, como dicen por ahí, más vale tarde que nunca, y como no queda tiempo que perder, vamos directo al grano: hoy toca hablar sobre It: Chapter Two, secuela de It (2017) y cierre de la historia basada en la novela homónima de Stephen King.

Como no he hecho una reseña de la primera parte, considero que vale la pena expresar un poco mis pensamientos sobre ella, para dejar más claro en qué me he basado al evaluar la secuela. It —que se ha convertido en la película de terror más taquillera de todos los tiempos— es un largometraje sólido, pero que no llega a consolidarse como una obra maestra del género. La cinta de 2017 me ha sorprendido gratamente con su talentoso reparto de jóvenes actores —la mayoría de ellos casi desconocidos en ese entonces—, su fidelidad al material original y su refrescante manera de mezclar horror y comedia sin pasarse de la raya. Fue la película que hizo que me enamorara completamente del trabajo de Andy Muschietti —a día de hoy uno de mis directores predilectos—, quien ha conseguido capturar la esencia de la novela de King —que, dicho sea de paso, ha sido mi libro favorito por bastante tiempo—, una hazaña digna de admirar y que ha convertido al ‘remake’ (si se lo puede llamar así) en una clara mejora con respecto a la miniserie de 1990. Ahora bien, mis pensamientos sobre esta nueva versión se han mantenido iguales, en líneas generales, con esta segunda entrega.

Nuevamente con Andy Muschietti detrás de las cámaras, resulta inevitable calificar a It: Chapter Two como una estupenda demostración de lo que es la producción de cine de terror moderno, presumiendo de una magistral mezcla de suspenso, gore y monstruos. En esta ocasión, el guion corre a cargo exclusivamente de Gary Dauberman, quien ya había coescrito la entrega anterior. Los diálogos son en su mayoría satisfactorios y —siempre en la medida de lo posible— siguen la línea de lo que ya ha sido escrito por King en el libro, envolviendo en un agradable manto de familiaridad a aquellos que ya lo han leído y sorprendiendo a los que no. El humor es efectivo, a pesar de que por momentos no está muy bien balanceado y choca con la atmósfera terrorífica de la cinta. La música, de nuevo a cargo de Benjamin Wallfisch, está a la altura de la de la primera película, y la fotografía, esta vez al mando de Checco Varese, continúa siendo cautivadora, si bien en menor medida.

El elenco principal de It: Chapter Two lo conforman las versiones adultas del Club de los Perdedores, interpretados por James McAvoy (Bill Denbrough), Jessica Chastain (Beverly Marsh), Bill Hader (Richie Tozier), Isaiah Mustafa (Mike Hanlon), Jay Ryan (Ben Hanscom), James Ransone (Eddie Kaspbrak) y Andy Bean (Stanley Uris), todas elecciones más que acertadas —aunque algo desaprovechadas. Los protagonistas de It (2017) Jaeden Martell, Sophia Lillis, Finn Wolfhard, Chosen Jacobs, Jeremy Ray Taylor, Jack Dylan Grazer y Wyatt Oleff— también hacen apariciones en la secuela, aportando así a la unificación de ambas entregas y ayudando a refrescar la memoria a la audiencia a través de flashbacks. Un excepcional Bill Skarsgård vuelve a ponerse en la piel del payaso Pennywise, esta vez más diabólico que nunca, robándose el show en cada escena en la que marca presencia. La gran sorpresa de este reparto ha resultado ser Hader, quien no sólo tiene a menudo las mejores líneas, sino que hace gala de un amplio rango de emociones —desde lo más mundano hasta lo más conmovedor—, entregando una performance cuidada y convincente. Además, ver al poco probable pero magnífico dúo que forman su personaje y el de Ransone —otra agradable sorpresa— en pantalla es un verdadero deleite. Y, por supuesto, mención especial para los fantásticos cameos —que no voy a revelar, para que tengan la oportunidad de sorprenderse tanto como yo (dos de ellos me han hecho pegar un gritito fangirl en la sala de cine)—, y las numerosas referencias a la cultura pop y al extenso universo literario de Stephen King.

Se podría decir que mi mayor preocupación sobre esta secuela residía en cómo harían los realizadores de It: Chapter Two para trasladar a la gran pantalla cierta escena de la novela, probablemente una de las más surreales, abstractas, y difíciles de plasmar en un material audiovisual de la literatura —no voy a revelar a qué me refiero en caso de que sea considerado spoiler, pero, gente que ha leído el libro: guiño guiño, codo codo, ustedes saben de qué hablo. En cualquier caso, Muschietti y compañía han sabido sobrellevar relativamente bien los obstáculos que traía consigo la adaptación de un libro con elementos de horror cósmico como It y, aunque su manera de hacerlo no haya sido tan efectiva, a decir verdad, tampoco esperaba que lo fuera. Vamos, que se nota que el equipo ha trabajado duro. Se ha hecho lo que se podía, y con eso ya me doy por satisfecha.

Si bien deja de lado muchos aspectos importantes —y otros no tanto— de la novela de Stephen King, los 169 minutos de duración de It: Chapter Two se vuelven un poco tediosos hacia el final del filme, cuyo clímax se extiende por cuantos minutos de más y se resuelve casi demasiado rápido. La cinta, difiriendo en este punto con lo presentado en el libro, termina en un tono esperanzador. Como el corazón de la secuela es remover los traumas del pasado de los Perdedores y acompañarlos en su camino de superación, los protagonistas disfrutan de un final ‘más feliz’ en comparación a sus otras versiones; una culminación acorde al arco de personaje de cada uno de ellos. Sí, está plagada de clichés del género, y por momentos se pierde a la hora de explicar la historia individual de los miembros del Club de los Perdedores, pero It: Chapter Two sin dudas pasa la prueba y se gana su puesto entre las mejores adaptaciones de la obra de King.

A pesar de no poseer el encanto único que caracterizaba a la primera entrega, It: Chapter Two es la resultante de una inteligente combinación de versiones viejas y nuevas, con los ingredientes suficientes para convertirla en una conclusión a digna de su predecesora y un emotivo cierre de la historia de nuestros queridos Perdedores.

Calificación: 7.4/10.

¿Sientes que Derry te está llamando? It: Chapter Two te invita a visitar de nuevo el terrorífico y misterioso pueblo de Maine y a enfrentar a tus más profundos miedos. Mientras te preparas mentalmente para el viaje, abajo puedes echarle un vistazo al tráiler.

Anuncios

“Me paso la vida soñando. Soñando con que el mundo real pueda ser un poco más como las innumerables películas, series y libros que paso mi vida consumiendo. Soñando con que, un día, algún acontecimiento fantástico y que altere el curso de nuestro mundo, rompa con la monotonía de mi aburrida existencia y me lleve a una gran aventura espacial”. — Fragmento de "Armada" (2015), Ernest Cline.

Comentarios

Comentarios

Más en Reseñas

Publicidad

Populares

Anuncios

Facebook

Subir