Conéctese con nosotros

Disney Plus

Cómo la segunda temporada de Loki revela los problemas de estructura de las series de Marvel

Publicado

el

La segunda temporada de Loki gira en torno a la confusa naturaleza de los viajes en el tiempo, con más paradojas de las que se puedan imaginar, pero el mayor problema temporal que nos planteamos mientras la vemos tiene que ver con la propia estructura de la serie.

Tras un viaje en el tiempo a 1893 en el episodio 3, la segunda temporada de Loki está ya a la mitad de su desarrollo y se te perdonaría pensar que la serie apenas ha arrancado. Es probable que tal sensación te deje sufriendo un grave déjà vu, teniendo en cuenta que se trata de una sensación demasiado común a estas alturas de una de las muchas series en streaming de seis capítulos de Marvel.

Publicidad

Y sin embargo, además de la necesidad de tomar un poco el ritmo, la otra queja más común sobre las ofertas televisivas del MCU es que son demasiado cortas y necesitan más episodios. Las dos críticas pueden sonar antitéticas, pero en realidad pueden ser ambas ciertas al mismo tiempo, gracias a problemas con la forma en que el estudio concibe y ejecuta sus series en streaming.

De algún modo, las series de televisión del MCU dan la sensación de necesitar ser a la vez más cortas y más largas

Publicidad

La segunda temporada de Loki no es ni mucho menos una de las más flojas del catálogo del MCU para la pequeña chica; de hecho, nos lo estamos pasando en grande con ella en muchos sentidos. Dicho esto, si lo resumimos, hasta ahora no ha habido mucha historia, sobre todo si tenemos en cuenta que solo quedan tres episodios. En parte, esto se debe a la mentalidad de los guionistas en esta temporada, con el productor Kevin Wright subrayando que decidieron “vivir en el drama” y dejar de “avanzar rápido” a través de “la confusión emocional”.

Eso está muy bien, pero no es una práctica revolucionaria que una serie de Marvel Studios alargue su trama; el ejemplo más flagrante es sin duda Invasión Secreta, que nos dejó preguntándonos durante semanas cuándo iba a empezar a tener sentido su título (spoilers: nunca lo tuvo). Por otro lado, es fácil desear más episodios de la segunda temporada de Loki, ya que una sexta parte que ve todo el multiverso amenazado así como a Kang (o más bien a una de sus variantes) más desarrollado que Quantumania merece todo el espacio (y el tiempo) que pueda conseguir. Tomemos como ejemplo la destrucción de las líneas temporales ramificadas al final del episodio 2 – trillones de vidas perdidas, más de las que incluso Thanos consiguió matar – y el evento fue rápidamente pasado por alto.

Publicidad

Creemos que el problema radica en el enfoque general de Marvel de estas series como películas extendidas y serializadas en lugar de producciones televisivas reales: las historias están trazadas como narraciones de largometraje estiradas y comprimidas torpemente en trozos episódicos. El resultado son bocados del tamaño de un bocado que, de algún modo, resultan menos que la suma de sus partes.

Afortunadamente, la propia Marvel se está dando cuenta de estos problemas, ya que informes recientes indican que el estudio está queriendo alejarse de las miniseries y empezar a adoptar el formato televisivo de larga duración, además de confiar más control creativo a sus directores, lo que debería evitar que cada temporada parezca una esquina del universo cinematográfico girando sobre sí misma.

Publicidad

Hay mucho que disfrutar de la segunda temporada de Loki, sin duda, pero nos está recordando que, al igual que la propia TVA, se necesita una reestructuración importante para rescatar la línea de tiempo del MCU.

Publicidad
Comentarios
Publicidad
Publicidad

Síguenos

Trending