Síguenos

Reseña: “Pokémon: Detective Pikachu”

Reseñas

Reseña: “Pokémon: Detective Pikachu”

Esta es una reseña libre de spoilers. Si aún no has visto Pokémon: Detective Pikachu, puedes leerla sin temores.

No puedo creer que hayan pasado casi tres meses de la última vez que escribí una reseña. Y esto amerita comenzar con una vivécdota (la reseña empieza en el siguiente párrafo): antes que nada, vale aclarar que en mis meses de ausencia, sí he ido al cine. El motivo por el cual no he escrito reseñas es porque las últimas dos películas que he visto fueron Captain Marvel y Avengers: Endgame, y no acostumbro a reseñar las películas de Marvel por una simple razón —la misma por la que, probablemente, tampoco reseñaré Star Wars: Episode IX – The Rise Of Skywalker cuando llegue el momento—: soy una fan empedernida, y temo no ser lo suficientemente imparcial para escribir sobre estas cintas de manera objetiva (además, la última de las dos me ha dejado bastante golpeada emocionalmente, y no exagero cuando digo que todavía me siento un poco rota por dentro). Pero la ocasión se ha presentado, y finalmente estoy de regreso, nada más y nada menos que con una rosa entre tantas espinas en el terreno de las adaptaciones cinematográficas de videojuegos: Pokémon: Detective Pikachu.

Me enorgullece decir que formo parte de la generación que ha crecido viendo la serie. Aunque nunca he disfrutando particularmente del anime —y pido disculpas si eso ofende a alguien—, Pokémon siempre ha sido la excepción a la regla. También me ha alcanzado ̶(̶¿̶a̶ ̶q̶u̶i̶é̶n̶ ̶n̶o̶?̶)̶ el boom de Pokémon Go —el cual sigo jugando hasta hoy día. Por todo esto, recuerdo claramente cuando el primer tráiler de Pokémon: Detective Pikachu fue revelado. Me había enamorado completamente de cómo lucía el icónico personaje amarillo, y me causaba mucha ilusión ver una versión live-action del mismo llevada a la gran pantalla. He de decir que la misma no me ha decepcionado para nada.

La cinta dirigida por Rob Letterman, a pesar de fallar en algunos aspectos, es muy efectiva en muchos otros. Con un guion coescrito por el propio director junto a Dan Hernandez, Benji Samit, Derek Connolly, la película tiene un arranque bastante eficaz, atrapando desde un principio e introduciendo rápidamente a sus protagonistas. Sobre la trama, tengo que decir que hacia el principio del tercer acto, cuando comenzaban a desenredarse los nudos principales, yo estaba empezando a decepcionarme; todo parecía demasiado sencillo, casi rozando lo absurdo, y el desenlace que se acercaba no se veía prometedor —en parte porque sentía como si hubiera resuelto todos los misterios en los primeros minutos de la cinta. Luego llegaron los predecibles plot twists. Y luego llegó el plot twist, que no lo ibas a ver venir ni si estuvieras mirando la película a través un potentísimo telescopio  —o es eso, o es que yo soy muy mala prediciendo finales, pero el de Detective Pikachu definitivamente no me lo esperaba. Y nunca me había sentido tan aliviada de haber estado equivocada. Tan equivocada, que la grata sorpresa me ha dejado con la boca abierta.

La animación se lleva todos los puntos. No hay nada que pueda decir que no se vea ya en la pantalla. Cada una de las criaturas que vemos en Pokémon: Detective Pikachu están cuidadosamente realizadas, y el nivel de detalle es realmente impresionante. No me faltaron ganas de atravesar la pantalla y apapachar a esos tiernos monstruitos, y me ha resultado inevitable soltar un agudo ‘aww‘ cada vez que uno de ellos aparecía en escena, especialmente nuestro queridísimo protagonista, Pikachu. El diseño del mismo, al igual que el de los demás Pokémon, es todo lo que hemos soñado desde que se anunció la cinta, con un hiperrealismo excepcional. Los escenarios neón y futuristas que nos presenta el filme tienen un aire de cotidianidad que consigue hacernos sentir como en casa. John Mathieson, encargado de la fotografía, ha sabido aprovechar esto, incorporando cada elemento en una atmósfera electrizante —no pun intended— y visualmente atractiva para transportarnos a un mundo de fantasía que cautivará a los más nostálgicos (y también a aquellos que no lo son tanto). Lamentablemente, no se puede decir lo mismo de la banda sonora, a cargo de Henry Jackman, que, a pesar de cumplir con su cometido, tiende a pasar desapercibida la mayor parte del tiempo.

Sorpresivamente, la elección del elenco es una de las fortalezas de la cinta. Después de todo, ¿quién hubiera imaginado que un Pikachu con la voz de Deadpool funcionaría tan bien? Ryan Reynolds se ha robado completamente el show, aportando una performance entrañable y enternecedora. Justice Smith (Tim Goodman) se complementa bastante bien con su compañero, pero así también es a menudo eclipsado por el mismo. El resto del reparto está formado por Kathryn Newton como Lucy Stevens, Chris Geere como Roger Clifford, Ken Watanabe como el Detective Hideo Yoshida, Bill Nighy como Howard Clifford, Omar Chaparro como Sebastian, Suki Waterhouse como Ms. Norman, Karan Soni como Jack y Rita Ora como la Dra. Ann Laurent, quienes a todas luces no han tenido la oportunidad de brillar como quizá lo merecían, pero esto es comprensible, siendo que toda la atención se centra en el protagonista de la película la mayor parte del tiempo —lo cual no es malo, sino más bien favorecedor y una decisión acertada.

Si bien me hubiera gustado que los géneros por los que circula —entre ellos la comedia, el misterio y la acción— se hubieran entremezclado mejor entre ellos en lugar de separarse en bloques que distanciaban a unos de otros, vista como un conjunto, Detective Pikachu es una buena película. Cuando se hace una cinta así, es fácil cometer los mismos errores y tropezar con las mismas piedras que los otros videojuegos que se han llevado al cine. Y acabar con un proyecto tan bien hecho, que funciona y que gusta a la crítica y a la audiencia, tiene muchísimo mérito. Especialmente cuando se trata de complacer tanto a los viejos fans, como a los nuevos, y a aquellos que no han jugado a los videojuegos o siquiera visto un episodio de Pokémon en sus vidas, algo que Pokémon: Detective Pikachu sin dudas consigue.

¿La recordarás con detalles tiempo después de haberla visto? Tal vez no. No es la cinta más memorable del año. Pero ten por seguro que tampoco la olvidarás, y tus ganas de tener un compañero Pokémon y convertirte en un Entrenador —aquellas que quizá habían disminuido cuando creciste—, no harán más que aumentar considerablemente después de que abandones la sala de cine. Entretenida, divertida y familiar, Pokémon: Detective Pikachu los atrapará a todos.

Ahora, si me disculpan, los dejo, que ya estoy haciendo mis maletas para mudarme a vivir a Ryme City.

Calificación: 6.8/10.

Pokémon: Detective Pikachu ya está siendo calificada por muchos —me incluyo— como la mejor película basada en un videojuego que se haya hecho jamás. Déjate atrapar por su electrizante —esta vez sí, pun intended— premisa y échale un vistazo al tráiler.

Anuncios

“Me paso la vida soñando. Soñando con que el mundo real pueda ser un poco más como las innumerables películas, series y libros que paso mi vida consumiendo. Soñando con que, un día, algún acontecimiento fantástico y que altere el curso de nuestro mundo, rompa con la monotonía de mi aburrida existencia y me lleve a una gran aventura espacial”. — Fragmento de "Armada" (2015), Ernest Cline.

Comentarios

Comentarios

Más en Reseñas

Publicidad

Populares

Anuncios

Facebook

Subir