Síguenos

La industria de la animación está cansada de ser el saco de boxeo de Hollywood

Cine

La industria de la animación está cansada de ser el saco de boxeo de Hollywood

Hubo más de un chiste que no cayó en la noche del domingo en los Premios de la Academia. Mientras los focos seguían centrados en Will Smith y Chris Rock tras su altercado en el escenario, los creadores y los fans de la animación expresaron su propio descontento con otra broma de mal gusto que pasó desapercibida.

El premio a la mejor película de animación fue presentado por Halle Bailey, Lily James y Naomi Scott -cada una de ellas protagonista de una adaptación live-action de las clásicas películas de princesas de Disney-, que presentaron a los nominados con un cumplido de espaldas.

“Muchos niños ven estas películas una y otra vez”, comenzó diciendo James. Bailey continuó: “y una y otra vez y una y otra vez”. “Veo que algunos padres saben exactamente de lo que estamos hablando”, añadió Scott.

El comentario ofendió a muchos de los profesionales que trabajan en la industria de la animación, aunque sólo sea por las negociaciones en curso para mejorar los contratos sindicales con Hollywood, en una campaña bautizada como #NewDeal4Animation. La respuesta, aunque eclipsada por las reacciones a “la bofetada”, ha sido enorme.

” Es súper genial posicionar la animación como algo que ven los niños y tienen que soportar los adultos”, tuiteó el director de animación ganador del Oscar Philip Anderson Lord (Spider-Man: Into the Spider-Verse).

Andrew Guastaferro, guionista que ha trabajado en producciones de animación, envió una pregunta retórica a la Academia:

“Si la animación es realmente un contenido infantil sin sentido y molesto, ¿por qué hay una planta entera de su museo dedicada al arte y la brillantez de los logros de Miyazaki?”.

La medida se sintió especialmente regresiva después de que la animación adquiriera una importancia renovada en 2020, en medio de las restricciones de grabación relacionadas con la pandemia. La directora de cine de animación Elizabeth Ito señaló el cambio de tono de Hollywood en general este año, tuiteando:

 “Es extraño que la animación haya pasado de ser una fuerza poderosa que podía seguir adelante cuando el live-action no podía, y ahora haya vuelto a ser para niños”.

Adam Deats, ayudante de dirección en Castlevania, de Netflix, incluso habló de cómo esta mentalidad afecta a las producciones de películas y programas dirigidos específicamente a los adultos.

“Castlevania tuvo dificultades para recibir luz verde debido a la visión prepotente de la industria sobre lo que era la animación para ellos, que sólo existía para los niños”.

El golpe se produjo también después de que los creadores de animación señalaran la escasez de premios para su medio en los Oscar. El animador Charles Moss señaló algunas de las categorías que podrían incluirse. La Sociedad Internacional de Cine de Animación organiza los Premios Annie, una gala de premios en Los Ángeles que reconoce algunas de estas categorías, y celebró muchos de los nominados a los Oscar de animación a principios de este mes.

Está claro que los animadores de todo tipo están cansados de ser un saco de boxeo. Están hablando, y lo que tienen que decir está ganando tracción, tanto ganando respeto como posiblemente asegurando salarios más altos. Por ello, resulta poéticamente adecuado que lo que puede ser un punto de inflexión en su relación con Hollywood haya quedado casi completamente eclipsado.

Más en Cine

Publicidad

Populares

Publicidad

Síguenos en Facebook

Publicidad

Síguenos en Twitter

Publicidad
 
Subir